Todas mis entradas se encuentran publicadas también en Ciao! una comunidad de consumidores que me paga a cambio de dar mi opinión sobre los productos que uso. Tu también puedes formar parte de esa comunidad y dar tu opinión para ayudar a otras personas a tomar una decisión de compra. ¡Además nos pagan por ello! No lo dudes y forma tu también parte de la comunidad de Ciao! Te puedes registrar sin ningun tipo de compromiso pinchando en el banner.


martes, 2 de noviembre de 2010

Resistente y estable


Este taburete forma parte de la línea de muebles infantiles mammut en venta en Ikea. Cuesta tan solo 4,99 euros.

Está fabricado en plástico, por lo que es muy ligero y fácil de transportar.

Forma parte de un conjunto compuesto por una mesa redonda del mismo color. En realidad tanto las mesas como los taburetes están disponibles en varios colores. Se puede comprar todo del mismo color o hacer combinaciones. Como también existe una mesa en forma rectangular, también se pueden combinar con esa mesa.

En casa, yo tengo la mesa rectangular con las sillas con respaldo, pues la idea del taburete no me seducía mucho por el hecho de no tener respaldo.

De hecho, la que tiene la mesa redonda y los taburetes es mi hermana. Y como ya tengo la experiencia de su casa, aunque los taburetes no están mal, a la hora de comprar yo la mesa y la silla opté por los otros modelos.

Ella tiene una cocina muy amplía pero su mesa es para cuatro comensales nada más. Por ello, hace ya bastantes años, ella compró la mesa redonda y los taburetes para ponerlos en la cocina y así cuando nos juntamos, los críos comen en esa mesa.

Eligió los taburetes porque se pueden guardar debajo de la mesita y así ocupa todo mucho menos espacio.

Este taburete puede parecer a primera vista endeble pero lo cierto es que es bastante resistente. No solo aguanta el peso de un adulto sentado encima sino que nosotras muchas veces los usamos para subirnos encima y coger cosas de los muebles de la cocina cuando no llegamos, por lo que además de resistente tiene una gran estabilidad.

Como he dicho antes, lo que no me gusta, es que no tenga respaldo. Además, los críos son inquietos, y si ya de por si, cuesta que se mantengan sentados en una silla normal, en estos taburetes es una tarea difícil pues giran alrededor de él, y les cuesta más mantenerse quietos para comer.

Con los años y el uso, el plástico se está estropeando, sobretodo las patas, están como una piel que pela después del verano. El contorno del asiento se ha puesto negro así como algunas zonas de las patas. Es normal que se estropeen pues no deja de ser de plástico. Aunque lo bueno es que a pesar de las numerosas caídas al suelo, no se han roto. 

0 comentarios. ¡Deja el tuyo! :-):

Publicar un comentario