Todas mis entradas se encuentran publicadas también en Ciao! una comunidad de consumidores que me paga a cambio de dar mi opinión sobre los productos que uso. Tu también puedes formar parte de esa comunidad y dar tu opinión para ayudar a otras personas a tomar una decisión de compra. ¡Además nos pagan por ello! No lo dudes y forma tu también parte de la comunidad de Ciao! Te puedes registrar sin ningun tipo de compromiso pinchando en el banner.


domingo, 21 de noviembre de 2010

Ikea, Karlskrona Tumbona




Esta tumbona está en venta en Ikea al precio de 121 euros. Son piezas únicas hechas a mano de un material llamado ratán. He de decir que ya me había fijado en ella en varias revistas de decoración. No sé si eran las de Ikea, pero eran muy parecidas. Vista en la revista me gustaba, me parecía de un diseño original y que daba cierto toque exótico. De hecho, tenía en mente acercarme a un Ikea para comprarme una y ponerla en el dormitorio.

Hasta que la vi de cerca y la pude probar en casa de una amiga. Ya cuando la vi me lleve una gran decepción. No me parecía tan bonita como en las fotos, me parecía horrorosa. No sé, igual es que la había idealizado demasiado. Es como cuando ves ropa por catálogo y cuando te llega la prenda a casa te das cuenta que no tiene el mismo esplendor y te parece hasta de mala calidad. Pues aquí igual. Me parecía una chapucilla de tumbona.

Ya no os cuento cuando la probé. ¡Qué cosa más incomoda! Es tan baja, que hay que agacharse para poder sentarse, pues casi está a ras del suelo. Así que para levantarse era aun peor, me costó un esfuerzo y eso que no estuve sentada demasiado porque esa es otra, es dura de narices. Dura, incómoda, se te clava en la espalda, las nalgas.

A mi me daba la impresión de que se me iba a romper. Mi amiga me decía que no me preocupará que aguantaba el doble de mi peso. Pues yo que queréis que os diga, me parecía endeble y poco estable porque a la hora de levantarme, no solo necesité ayuda, sino que notaba que la tumbona se movía conmigo.

Y por colmo, la tumbona ocupa muchísimo espacio. Era más grande en vivo que vista en la foto.

Así que definitivamente, descarté su compra. Y no es precisamente barata que digamos. No fui capaz de encontrarla un solo punto positivo, para mí eran todos puntos negativos. Me alegro mucho de haber tenido la ocasión de probarla primero. Os recomiendo probarla en Ikea antes de comprarla.

Reconozco que puede dar un toque diferente a una terraza o porche, pero solo eso, decoración porque no es para nada funcional, ni práctica, ni cómoda.






0 comentarios. ¡Deja el tuyo! :-):

Publicar un comentario