Todas mis entradas se encuentran publicadas también en Ciao! una comunidad de consumidores que me paga a cambio de dar mi opinión sobre los productos que uso. Tu también puedes formar parte de esa comunidad y dar tu opinión para ayudar a otras personas a tomar una decisión de compra. ¡Además nos pagan por ello! No lo dudes y forma tu también parte de la comunidad de Ciao! Te puedes registrar sin ningun tipo de compromiso pinchando en el banner.


miércoles, 27 de octubre de 2010

Pequeño y práctico





Podremos encontrar estos pulverizadores en Ikea al precio de 99 céntimos cada uno. Están fabricados en plástico. Contienen una capacidad de 0,5 litros. Se puede regular la presión del agua.

Antes de conocerlos, solía usar algunos envases de productos de limpieza. Una vez terminados, los lavaba bien, y luego los llenaba de agua. Pero el olor, del producto, que había contenido anteriormente, no se quitaba del todo y no me acababa de convencer.

También he comprado pulverizadores en los bazars pero son bastantes malos y si se usan a menudo acaban dejando de funcionar.

Estos pulverizadores de Ikea son baratos pero buenos. Primero compré uno para probar.

Tengo el pelo largo y rizado. Por las mañanas cuando me levanto, parezco una leona. Mi pelo es muy difícil de domar, por ello, necesito humedecerlo un poco para recomponer los rizos y quitarme volumen.

Este pulverizador me viene muy bien, pues es pequeñito, por lo que me cabe en el mueble debajo del lavabo y así lo tengo bien a mano todas las mañanas.

Como es transparente puedo ver en todo momento cuanta cantidad de agua le queda, y así procuro que no esté nunca vacío para no tener que perder tiempo por las mañanas para rellenarlo.

Su capacidad máxima es de medio litro, más que suficiente para el uso que le doy, y mejor porque así no pesa y es más manejable.

Su forma más ancha abajo y más estrecha arriba hace que se pueda agarrar con más firmeza y permite un uso cómodo del aparato.

Se puede regular la presión del agua. En mi caso, lo tengo puesto de manera que salga como lluvia para poder cubrir la melena a la hora de humedecerla.

Tras el éxito obtenido con el primero, me compré otro para las plantas, y otro para tenerlo en el coche.

Tengo unas hermosas plantas de hojas verdes anchas. Uso el pulverizador para humedecer las hojas y así limpiarlas. También las pulverizo agua ya que la calefacción es el peor enemigo de las plantas al resecar tanto el ambiente.

Y en el coche tengo otro, pero no para limpiar los cristales del coche, sino para tener siempre agua a mano. ¿Cuántas veces nos viene bien poder enjuagarnos las manos con un poco de agua? O para cualquier cosa que nos venga bien tener agua a nuestra disposición.

0 comentarios. ¡Deja el tuyo! :-):

Publicar un comentario